Blog

¿Cómo fortalecer la humanización en la prestación de servicios de salud en modalidad virtual?

Un artículo publicado hace algunos días en la revista Medical Economics plantea un conjunto de interesantes reflexiones acerca de la humanización de la atención virtual en salud, por lo que consideré valioso reproducir, editorializar, complementar y compartir:

En la década de 1930, las visitas domiciliarias de los médicos representaban el 40% de todos los encuentros con el paciente. Para 1980, ese número había caído a menos del 1%, sin embargo, la pandemia de COVID – 19 nos ha conducido a  la «edad de oro» de las visitas a domicilio del médico, aunque de manera virtual. 

Durante años, hemos asumido que médicos y pacientes deben sentarse juntos en la misma sala de examen para desarrollar relaciones de confianza, pero la COVID – 19 ha demostrado que la tecnología de la comunicación también puede ayudar crear conexiones personales. De hecho, la atención virtual puede ayudar a profundizar la relación médico – paciente, porque invita a las conversaciones sobre la atención en la comodidad de los hogares de los pacientes, dentro del contexto de su vida diaria.

El desarrollo de relaciones reales, mediante el uso de la  virtualidad, no es nuevo. De hecho, la llegada de internet, las redes sociales, los mensajes de texto y la comunicación a distancia ha facilitado la consolidación de millones de nuevas relaciones, muchas de ellas sin tener que salir de casa. De acuerdo con algunos estudios, una de cada diez personas dice que conoció a su mejor amigo en línea y los expertos dicen que estas relaciones virtuales son tan legítimas como los presenciales.

Es fácil ver por qué los pacientes también están adoptando con entusiasmo las relaciones virtuales con sus médicos. El 83% de los estadounidenses dicen que esperan realizar visitas de telesalud después de que finalice la pandemia COVID-19, una proporción muy significativa si se considera el hecho que solo el 8% de los pacientes habían tenido alguna vez una visita de telesalud antes de la aparición de la enfermedad.

Muchas organizaciones implementaron la telesalud tan rápidamente que aún no han logrado estar a la altura de las expectativas de los pacientes en lo que respecta al inicio de la pandemia y meses después, encontrando que el deseo de los pacientes por la comunicación digital ha aumentado pero  la satisfacción del paciente respecto al servicio ha disminuido.

La buena noticia es que hay una variedad de formas en que estas prácticas pueden llegar a los pacientes con una buena calidad científica, tecnológica y humana, entre las que se incluiyen: 

  • Uso de dispositivos y/o aplicaciones para compartir contenido y datos para crear interacciones personalizadas de alta calidad, enviar recordatorios y otras comunicaciones que enfatizan un modelo de atención centrado en la vida y una participación activa de los pacientes y las familias.
  • Llamadas automatizadas o correos electrónicos sobre instrucciones de cuidado. ¿Sabías que la mayoría de los pacientes no recuerdan las recomendaciones y los tratamientos que les dan sus médicos? El uso de llamadas automáticas o correos electrónicos para recordar a los pacientes las instrucciones de cuidado puede ayudar a solucionar este problema. Al mismo tiempo, les permite saber a los pacientes que su médico se preocupa por ellos y por su salud, algo  que no solo ayuda a mejorar las tasas de cumplimiento de la atención, sino que también aumenta los niveles de satisfacción general.
  • Comunicación educativa. Las organizaciones de salud envían comunicaciones educativas periódicas en forma de boletines informativos o correos electrónicos. Al igual que las instrucciones de atención automatizadas, esta información refuerza la sensación de que le importa la salud de sus pacientes, algo especialmente importante en momentos como el actual, en el que los pacientes se sienten confundidos y preocupados. Durante la pandemia, siempre es mejor comunicarse en exceso en lugar de comunicarse de forma insuficiente. Además de los boletines informativos regulares, podría enviar información educativa dirigida a pacientes que pertenecen a categorías específicas. Por ejemplo, es posible que desee enviar correos electrónicos orientados a las necesidades específicas  de los pacientes. 
  • Recordatorios de citas y facturación. Incluso los mensajes automáticos que recuerdan a los pacientes las próximas citas o las facturas vencidas pueden profundizar la relación con sus pacientes. Cuantos más puntos de contacto pueda aprovechar para conectarse con ellos, mejora el reconocimiento y la percepción que se está trabajando para llegar a él y la relación crece.

Por otra parte, desde el punto de vista de la comunicación entre el médico y su paciente, es importante recordar algunos elementos que permiten mejorar la calidad de la relación y el nivel de confianza entre el médico y su paciente:

  • Actitud positiva y generación de un ambiente de confianza
  • Exploración de preocupaciones e inquietudes
  • Escucha empática
  • Comunicación asertiva (verbal y no verbal)
  • Reconocimiento y manejo de las emociones
  • Retroalimentación constante
  • Verificación de la comprensión
  • Establecimiento de canales de contacto

La tecnología ha demostrado ser útil para mantener y mejorar la cobertura de la atención en salud durante la época de la pandemia y lo más probable es que haya llegado para quedarse, en ese contexto, corresponde a las organizaciones y profesionales de la salud fortalecer estrategias y mecanismos para garantizar una atención más humanizada, centrada en las personas.

Referencias

  1. Weiner J. How physicians can humanize virtual care. Medical Economics. 2.020. Disponible en internet en: https://www.medicaleconomics.com/view/how-physicians-can-humanize-virtual-care
  2. Humanizing Virtual Care for Patient Satisfaction. Portal A4M. Disponible en internet en: https://cutt.ly/4htjDPG
  3. Instituto Nacional del Cáncer (11 de mayo de 2017). Comunicación en la atención del cáncer (PDQ®)–Versión para profesionales de salud publicada originalmente por el Instituto Nacional del Cáncer. Disponible en internet en: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/sobrellevar/adaptacion-al-cancer/comunicacion-pro-pdq

De la gerociencia a la medicina control del envejecimiento

Soledad en el anciano 15

Comprender el envejecimiento y los procesos que limitan la vida de los seres humanos, ha sido un desafío constante de los biólogos desde mucho tiempo atrás. Hace treinta años, la biología del envejecimiento ganó una credibilidad científica sin precedentes, gracias a la identificación de variantes genéticas que permitieron extender la vida útil de organismos multicelulares utilizados como modelo de los experimentos.

Un artículo publicado en la edición de julio de la revista NATURE, bajo el título “From discoveries in ageing research to therapeutics for healthy ageing”, hace un resumen de los hitos que han marcado este logro científico, discute diferentes vías y procesos del envejecimiento y sugiere que la investigación sobre este proceso, está entrando en una nueva era que tiene implicaciones médicas, comerciales y sociales únicas.

Entre los puntos que se destacan en este interesante artículo, que debe ser objeto de revisión por todos aquellos a quienes nos interesan los temas del envejecimiento y la vejez, se encuentran los descubrimientos que permitieron llegar al estado actual de comprensión del envejecimiento, algunos determinantes genéticos y variables asociadas a dicho fenómeno, una relación de las principales intervenciones para controlar el paso del tiempo y unas cuantas recomendaciones para alcanzar edades avanzadas, manteniendo intacta la capacidad de disfrute.

Referencia

Campisi J, Kapahi P, Lithgow G, Melov S, Newman JC, Verdin E. Froms discoveries in aging research to therapeutics for healthy ageing. Nature. 2019; 571: 183 – 192.

Inteligencia artificial y Envejecimiento: Estado actual y prospectiva

Relojes profundos

La búsqueda de predictores confiables del proceso de envejecimiento humano, ha sido foco de interés por parte de diferentes grupos de investigadores a lo largo de varias décadas.

Desde el 2016, el uso de técnicas de inteligencia artificial, entre las que se incluyen el aprendizaje profundo, ha ido ganando popularidad en la comunidad científica, como una valiosa herramienta para encontrar factores predictivos de la edad biológica y del paso del tiempo en el organismo humano.

Los avances en inteligencia artificial (IA) y el aumento en el poder computacional y la existencia de grandes conjuntos de datos, disponibles públicamente, han dado lugar a un auge muy importante en la identificación de biomarcadores y relojes biológicos, que podrían ser utilizados como predictores del envejecimiento y proporcionar información sobre este proceso y sobre las enfermedades de mayor prevalencia en esta etapa del ciclo vital.

En un artículo publicado en la última edición de la revista Trends in Pharmacological Sciences, se presenta un resumen de los hallazgos recientes sobre los principales tipos de “relojes profundos de envejecimiento” y su amplia gama de aplicaciones en las industrias sanitaria y farmacéutica, incluyendo el control de calidad de los datos, la identificación de objetivos biológicos e incluso la evaluación de la relevancia biológica y el valor de diversos tipos de datos y combinaciones.

Los biomarcadores profundos del envejecimiento, desarrollados utilizando una gran variedad de tipos de datos relacionados con el paso del tiempo, están avanzando rápidamente en la industria de la biotecnología de la longevidad, por lo que tienen un gran potencial para mejorar la salud humana, prevenir enfermedades asociadas con la edad y prolongar la vida saludable.

El hecho de que se pueda realizar un seguimiento de los cambios durante el envejecimiento ha llevado a la búsqueda de bases de datos biológicamente relevantes, en las que se tenga abundante información histórica, así como un pequeño número de características altamente variables, pero estandarizadas, de forma que pueden anonimizarse fácilmente.

La intersección de los avances recientes en la investigación en IA y en el envejecimiento, trae como resultado nuevas herramientas y aplicaciones prospectivas de estos relojes, útiles para los profesionales asistenciales, los investigadores, la industria farmacéutica y otros actores del sistema, entre las que se incluyen medicina preventiva, detección y estadificación de enfermedades, desarrollo de esquemas de tratamiento personalizado y predicción de desenlaces clínicos y mortalidad, entre otros. (Ver Figura)

Relojes de Envejecimiento

Referencia

Zhavoronkov A,  Mamoshina P. Deep Aging Clocks: The Emergence of AI-Based Biomarkers of Aging and Longevity.Trends in Pharmacological Sciences. Edición electrónica anticipada  de Julio 2019.

 

Envejecimiento, inflamación y ambiente

Imagen MD Freepik 9

Un artículo publicado en la última edición de la revista Experimental Gerontology, presenta una interesante revisión de los procesos y mecanismos del envejecimiento que afectan la biología humana y los posibles vínculos de la inflamación y el medio ambiente con dicho proceso, especialmente los relacionados con el metabolismo.

De acuerdo con los autores, el proceso de envejecimiento es impulsado por un conjunto de mecanismos, interrelacionados entre sí, que conducen a la aparición de fenotipos característicos que incluyen cambios en la composición corporal, producción de energía y desequilibrio de utilización, desregulación homeostática, neurodegeneración y pérdida de neuroplasticidad.

Las principales teorías gerontológicas reconocen que los fenotipos de envejecimiento resultan de un desequilibrio entre los factores generadores y amortiguadores del estrés, con la consiguiente pérdida de la reserva compensatoria, fenómeno que conduce a la acumulación de daños no reparados y a una mayor susceptibilidad frente a la enfermedad, disminución de la reserva funcional y alteración de de la capacidad de curación, entre otros.

Disponible en:

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29275161